Historia del pie humano.

Publicado el Categorías Sin categoríaEtiquetas , , ,

Los pies son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo. Nos mantienen erguidos, nos permiten caminar y nos proporcionan equilibrio. El pie está formado por 26 huesos, un engranaje perfecto que, sin duda, cuenta con un rol fundamental en la historia del ser humano.

Lo primero que se conoce del homínido que precedió al hombre fueron las huellas de sus pies; las cuales muestran indicios de un pie totalmente desarrollado y muy similar al que poseemos en la actualidad. Si bien es cierto que el pie apenas ha evolucionado si lo comparamos con otra parte del organismo, su papel es tan importante que es considerado como el principio de la historia humana.

Parece lógico creer que, dado que en el paleolítico el hombre subsistía a través de la caza y la recolección, éste tuviera gran estima a su herramienta de traslado principal: los pies. Además, desde el Homo habilis, el hombre ya padecía enfermedades tan actuales como la artrosis; lo cual puede ser sinónimo de su necesidad de búsqueda de alguna forma de autocuidado. Y es que, en sociedades tan básicas, el pie ya era una de las partes del organismo más preciadas. Tanto es así que hace más de 40.000 años ya se usaba calzado.

eee
Fuente: blog belleza y eternidad. Sandalias neolíticas de esparto.

Si hay un elemento común en todas las civilizaciones a través de la historia, ese es el pie. Su uso como elemento de medida en la antigüedad; las referencias Bíblicas que le dotan de un lugar preferente frente a los alimentos y el elaborado calzado de los fenicios son algunos de los ejemplos de su relevancia en la sociedad.

En la época de Ramsés II, los siervos lavaban los pies a los nobles con el fin de desprenderles de las impurezas y de que emprendieran un nuevo camino sin lastres. Los escultores, pintores y alfareros de nuestra historia, tampoco dejaron de lado la figura del pie. En la Grecia del siglo IV a.C, ya existían esculturas que denotan diversos tipos de patologías podológicas, lo cual muestra que ya por aquel entonces, existían profesionales dedicados a su cuidado.

pppppppp
Sandalias funerarias egipto femeninas. Dinastía XVIII (Amigos de la Egiptología)

En China durante el siglo X, se consideraba que la mujer era más bella cuanto más pequeños tuviera los pies. Por otro lado, la calle en la que se ubica el Consejo General de Colegio de Podólogos de España y el Colegio de Podólogos de Madrid, toma el nombre del monje Francés que curó a un muchacho haciéndole tan sólo una cruz en su pie; su nombre era San Bernardo, en referencia a Bernardo de Clairvaux. ¿Y por qué lo cura a través del pie y no de otra parte del cuerpo? Lo cierto es que, este hecho no es más que otra muestra de la importancia y el aprecio de la sociedad de la época por los pies.

En el Renacimiento italiano, escultores como Miguel Ángel, dotan a sus esculturas de pies de dimensiones amplias. La España artística tampoco dejó de lado a los pies, otorgándoles una importancia mayor: las pinturas más destacables de Murillo, Goya o Velázquez realzan los pies de las figuras que las componen.

dddffr
Pie David Miguel Ángel, escultura. Fuente: Creativos Online.

Con todo ello, resulta complicado saber a ciencia cierta si fueron los artistas los que influyeron en la sociedad para que fijara sus ojos en los pies, o simplemente, se limitaron a reflejar el pensamiento social de la época. Lo cierto es que, con la llegada de la imprenta, comenzaron a aparecer numerosas publicaciones en las que se hablaba del pie, además de nuevas legislaciones sobre la materia.

Con respecto a la legislación, Isabel II sienta en España, a mediados del siglo XIX, las bases legales para la aparición del callista. En el mismo siglo, comienzan a aparecer artículos para la protección y el cuidado de los pies, así como obras de carácter científico de gran relevancia.

homoerectus
Huella Homo Erectus. Fuente: tendenzias.com

Ya en el siglo XX, el pie se transforma en el eje temático de libros, revistas y artículos que divulgan conocimientos específicos sobre el mismo. Llegando a celebrarse en 1951, en la Universidad de Barcelona, el “Primer curso de enfermedades de los pies”, lo que puede considerarse como el inicio de la docencia en podología.

Todos estos hechos históricos, no son más que una muestra de la relevancia que ha tenido en nuestra historia el pie. “Cuando un pie sufre, sufre todo el cuerpo humano”, por ello, desde el Colegio de Podólogos de Asturias, no podemos dejar de recalcar la importancia de confiar su cuidado a un profesional colegiado.

Fuente: El pie a través de la historia.

Asturias Pisa Fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *