Quiropodia para tus pies, siempre a punto

Publicado el Categorías QuiropodiaEtiquetas , , , ,

Dentro de nuestro objetivo de acercar a la sociedad la importancia de cuidar los pies para prevenir patologías que perjudican nuestra salud y crear una cultura de podólogo como ya existe con otras disciplinas… ¡Estrenamos campaña!

Desde el lunes pasado y hasta la próxima semana estad atentos a vuestros televisores porque vamos a resolver las dudas más frecuentes sobre tratamientos, cuidado de los pies y la figura del profesional podólogo a través de 10 #PodoconsejosCPA que aparecerán en TPA durante varias ocasiones al día.

En nuestro primer video consejo hablamos de la quiropodia ¿sabéis de que se trata?

La piel de nuestros pies se engrosa y se endurece con el exceso de presión y fricción. Las uñas también sufren variando su forma y grosor. El calzado inadecuado, los movimientos que realizamos al pisar, hábitos posturales y alteraciones sufridas en las articulaciones de los pies, hacen que se agrave este incómodo y habitual problema. Las costumbres, actividades que realizamos y nuestras pautas de higiene son consideraciones a tener en cuenta cuando hablamos de las causas frecuentes de la consulta de quiropodia.

La quiropodia consiste en el tratamiento de la hiperqueratosis (durezas), helomas (callos) y alteraciones de las uñas de los pies. El objetivo es eliminar el trastorno antes de que este pueda provocar un mayor dolor y futuras lesiones más graves incrementadas por el hecho de ignorar el alcance de los daños.                  

Es conveniente que nos hagamos revisiones con periodicidad. Los procesos más habituales en la consulta de quiropodia son la limpieza de callosidades y el corte de uñas que se clavan. Realizando unos cuidados regulares podrán aconsejarnos y derivarnos a los tratamientos más adecuados para atajar afecciones mayores. Las callosidades esconden una causa de su aparición. Además de eliminarlas, el podólogo, a través de la exploración, puede ofrecer una solución más específica y a largo plazo que la quiropodia para atajar esta dolencia.

Es importante que nos dirijamos a un podólogo experto, que es el único profesional instruido y capacitado para realizar este proceso. Garantizando así el éxito de la operación y que esta se realiza en las más estrictas condiciones higiénico-sanitarias. Una manipulación inapropiada o el uso de callicidas de forma doméstica solo contribuirán a un agravamiento del proceso. Es de tener en cuenta, además, que se pueden producir complicaciones graves, derivadas de la confluencia con enfermedades sistémicas como la diabetes o déficits circulatorios, si dejamos el cuidado de nuestros pies en manos de cualquiera.

Con este sencillo tratamiento evitaremos lesiones más graves que puedan ulcerarse o afectar a la normal deambulación, coordinación y control del movimiento activo de los pies.

Os aconsejamos que no descuidéis vuestros pies y hagáis caso a los consejos de vuestro podólogo de confianza. Y sobre todo ¡Atentos a nuestros #PodoconsejosCPA!

#AsturiasPisaFuerte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *