El Pie Humano

El pie humano, se ha descrito como una maravilla de la ingeniería. Está formado por una intrincada composición anatómica de 26 huesos, 33 articulaciones, 107 ligamentos, 19 músculos y tendones, que sostienen y coordinan  los huesos en el lugar adecuado, y hacen posible una gran variedad de movimientos. Además, cada pie tiene cerca de 125.000 glándulas sudoríparas, una red de vasos sanguíneos, nervios,  y una capa de tejido graso que ayudan  en la absorción de los choques y presiones al caminar. Estos componentes trabajan juntos combinando la complejidad mecánica y la fuerza estructural. Cualquier defecto o mal funcionamiento puede ser causa de problemas en otra parte del cuerpo. Anormalidades en otros sistemas del organismo pueden  manifestarse y acarrear  problemas en los pies.

La complejidad del pie exige al podólogo la adquisición de profundos conocimientos en biología, química, física, anatomía, fisiología, microbiología, farmacología, biomecánica, ortopedia, patología general y especifica de la enfermedad, cirugía, y así hasta un total cercano a las tres mil horas lectivas, imprescindibles para obtener la graduación universitaria correspondiente. Diferentes cursos y master en biomecánica, cirugía, pie diabético etc impartidos en universidades españolas y extranjeras, completan la formación postgrado.